sábado, 4 de febrero de 2017

"Una Pequeña Mirada Atrás" Francisco Galvez .Enero 2017

"Una Pequeña Mirada Atrás" es el titulo de la exposición  en la ECM* del Ceramista madrileño Francisco Gálvez en la que se puede ver una muestra representativa de sus ‘colecciones’ de los últimos años.

Francisco como los grandes modistos trabaja colecciones cada año por medio de un proceso fascinante de diseño, concepción y creación emulando el proceso industrial de los grandes diseñadores de moda actuales. ¡Con presentación y “pasarela” incluida!

No es casualidad que Francisco admire el trabajo de Robert y Sonia Delaunay. Como ellos, probablemente, cuando se despierta, Gálvez, piensa en pintura, porque a pesar de que en su tarjeta ponga “Ceramista” Francisco Gálvez tiene la pintura como su vocación verdadera.

Francisco creció con la cerámica y la decoración en una familia que colaboró con Francisco y Jacinto Alcantara en la consolidación de la Escuela de Cerámica  de Madrid que hoy cobija su exposición. El mismo estudió en la Escuela de Cerámica Francisco Alcántara donde se graduó en 1993. Recuerda muchos profesores como es natural, pero cuando toca las materias que más le hicieron sudar. ¿Adivinen cual es la que le marcó más? -  ¡El dibujo y la decoración por supuesto! “Los profesores están muy exigentes, remarca”.

Como los Delaunay, Francisco coquetea con el cubismo y la abstracción, y no se esconde en aceptar el “Orfismo” de Robert y Sonia Delaunay como fuente de inspiración, inconsciente aunque no exclusiva, que desata un proceso creativo que si tuviese que definir en una sola palabra sería: “Pulcro”, con dos: “Muy Pulcro”. Con más palabras es algo así: Se deja llevar por ideas que fluyen en cualquier momento a su cabeza inquieta. Hace un boceto con mano firme, se lo piensa bien y decide que materiales van mejor, pastas, engobes, colores,… planifica la producción en 3 o 4 meses de modo que para otoño pueda esmaltar según lo previsto y así presentar su nueva Colección en noviembre a través de sus canales habituales.

Los Delaunay no bastan para entender de que pie cojea Francisco. Hay trazas de Henry Moore, Miro, Llorenç Artigas e incluso Barceló (el Barceló menos salvaje eso sí), en su trabajo. Hay que fijarse en lo decorativo, lo ornamental para entenderlo. Formas geométricas, vegetales, étnicas, caras y algún desnudo. Sus soportes son únicos. Formas hechas a mano con pulcritud usando normalmente planchas de gres refractario de todos los colores, con engobes de porcelana y esmaltes de alta comerciales  a 1270º para dejar vía libre al “Tercer Fuego” (grasas como le gusta decir a él) y cerrar el aspecto final con colores mezclados con métodos propios y cocidos a 960º

Acabo: Si tuviese que definir en una generación para englobar a artistas similares, con Francisco habría nombres como Lina Cofán o Manuel Sánchez-Algora y el grupo podría llamarse “Tiempos Modernos” ¡Casualidad! Tiempos Modernos es lo que mejor le va a la obra de estos artistas y además coincide con el nombre de la galería que da salida a sus obras en Madrid. La explicación a esto solo puede hallarse en la Teoría del Caos: Conocemos el movimiento de los planetas, la composición de las moléculas, los métodos para explotar la energía nuclear..., pero ignoramos por qué las cebras tienen manchas o el motivo por el que creadores encuentran su camino artístico, trabajando mucho eso sí.

Jordi Mor

https://www.instagram.com/franciscogalvezmarron/




Pieza de Francisco Gálvez que aparece en un reciente dibujo de eduardo Arroyo 


viernes, 16 de diciembre de 2016

Carlos Izquierdo. Exposición Diciembre 2016

La obra de Carlos Izquierdo plantea un recorrido visual en el que se sabe por dónde se entra pero no siempre por dónde se sale. “La vida es un laberinto, dice, no se llega por una línea recta sino por curvas, por espirales y a veces hasta por círculos”. No es de extrañar que el perfil arquitectónico de la mayoría de sus piezas nos traslade de pronto a la escenografía de una enigmática película futurista.

La fuerza de su obra tiene también que ver con esas formas “descarnadas, limpias y desnudas”, como él mismo las describe. Es precisamente la ausencia de decoración lo que realza el rigor que posee la construcción de sus obras, con evidentes retos de ensamblaje. Izquierdo cuenta que repite varias veces las piezas, que las pruebas de esmalte rara vez se acercan al resultado final y que es evidente la influencia que en su obra ha ejercido la arquitectura, carrera que sin embargo nunca estudió, aunque cuando uno ve su trabajo se pregunta inmediatamente por los desafíos técnicos que ha debido de enfrentar en la consecución de sus ideas.

“Hay cosas que no llego a resolver y que ahí quedan”, dice Izquierdo. Es entonces cuando comienza el recorrido de quienes hemos tenido el privilegio de admirar una obra imponente cuyos límites no alcanza la imaginación.

Laura Riazuelo Araujo





miércoles, 30 de noviembre de 2016

IES en la ECM. Septiembre / Diciembre 2016

Otro año que los estudiantes norteamericanos asisten a los talleres de la Escuela de Cerámicade la Moncloa, de esta forma la escuela colabora con universidades norteamericanas y e imparte docencia de cerámica a un grupo de jovenes con ganas de aprender  y experimentar.


domingo, 27 de noviembre de 2016

Exposición de Sergio Sevillano en la ECM “Inter·espacios: Alfaritmos”

http://www.sergiosevillano.es/

Un gusto ver la exposición de Sergio Sevillano porque es muy plástica y porque su idea abstracta es asequible al espectador atento. Ayuda eso sí, escuchar sus explicaciones y entender de donde vienen este autor y sus ideas.

Su trabajo reivindica todo aquello que se elimina de la materia prima del artista para dejar paso al objeto en la escultura convencional. Aquí cambian las tornas, el objeto es el que se elimina y se quedan materializados los elementos que siempre se van en la elaboración de las esculturas. Sergio Sevillano reflexiona sobre la materia misma; usa recursos plásticos, como un lenguaje para hablar acerca de otro lenguaje, centrándose sobre todo en lo que el autor denomina el ‘metaespacio’ o todo aquello que va más allá del espació que deja el objeto principal.

Vale la pena entretenerse en entender que objeto o que parte del cuerpo del modelo ocuparían el espacio vacío que refleja en cada escultura sabiendo que unas veces esta idea se desarrolla plasmando la relación entre dos personas o bien entre las partes de un mismo cuerpo.

Sergio explica como su línea de trabajo fluye hacia un aumento de tamaño de las piezas para desconectar de la idea original y llevarnos a formas más libres de escultura. La diferencia de tamaño le fuerza a una construcción más elaborada de las “cavidades”

Para entender esta obra merece la pena ver que y quien inspira al autor. El arte inmaterial de Yves Klein por ejemplo que vendía espacios vacíos en París para así restablecer el "orden natural" que dejaba una transacción de venta de un espacio vacío. Marcel Duchamp, el gran transgresor, que desafía las leyes estéticas al presentar como arte un objeto preexistente que jamás podría ser considerado una obra de arte. El propio Kafka en “Investigations of a Dog” nos ayuda a entender la obra de Sergio: “ Ellos no hablaron, no cantaron, todos estaban callados, vehementemente silenciosos; pero conjuraron la música en el aire vacío. Todo era música,…” En esta line también van las ilusiones ópticas de Sha Sha Cho, o el genio del absurdo de Jan Svankmajer.
¡Ánimo!

Jordi Mor



viernes, 18 de noviembre de 2016

Presentación de Pablo Moñino de la Fundación Emalaikat

Pablo Moñino removió la conciencia de los que asistimos a su presentación en la ECM*. En pocos minutos transmitió el trabajo que un grupo de personas de la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol está realizando en un lugar remoto de África al que los antropólogos refieren como la cuna de la humanidad. Estoy hablando la Misión Lobur en los alrededores del lago Turkana, una vasta extensión del territorio de Kenya, donde sobreviven en condiciones muy duras la tribu Turkana y otras, como en los tiempos neolíticos. Pablo asegura que son los últimos pueblos verdaderamente nómadas del planeta.
Un grupo de personas, hombres y mujeres laicas, así como sacerdotes, llevan más de 30 años desempeñando labores humanitarias en esta zona del planeta.  En 2016 han puesto en marcha un taller de cerámica para ayudar a los más necesitados entre los necesitados: las mujeres.  Al menos una docena de mujeres han aprendido en 2016 lo suficiente de cerámica como para iniciar una pequeña actividad económica por su cuenta. Trabajan con materiales básicos de su zona, improvisando soluciones para todo, desde conformar la plasticidad de las pastas, la cocción con hornos primitivos, la impermeabilización de las piezas,… con lo que tienen a mano y con los conocimientos que los voluntarios que trabajan allí pueden aportar.

Ahí viene la proposición para todos los que quieran y puedan escuchar. El éxito humanitario logrado les ha animado para mejorar en 2017 La formación cerámica de las mujeres con nuevas técnicas e ideas. Es un proyecto muy ilusionante porque está a su alcance lograrlo y porque los éxitos se perciben casi de inmediato para los que son ayudados y para los que ayudan.  Pablo nos ofrece contribuir como ceramistas, (también están preparados para absorber las aportaciones de otros oficios, remarca). El término “Ayuda” aquí aplica en todas sus acepciones: los que quieran desplazarse a la zona durante un tiempo, semanas, meses,… los que contribuyan con apoyo técnico recurrente o puntual a distancia y por supuesto los que puedan ayudar al “crowdfunding” de la misión.

Pablo recalca que participar en este proyecto va a ser muy sencillo porque él tiene muy claro como apoyar a los voluntarios. Puedo asegurar que difícilmente se puede encontrar una persona más dedicada y con más ganas de contestar todas las dudas sobre el proyecto, la misión, la comunidad que da soporte a este magnífico proyecto, que Pablo Moñino. Ahí van sus señas:

Pablo Moñino Lostalé / pablomoninolostale@gmail.com

Fundación Emalaikat:  http://fundacionemalaikat.es/
C/ Bocángel 28 – 3ºDcha.
Madrid 28028
Teléfono 913 55 21 95  fundacion@emalaikat.es



miércoles, 16 de noviembre de 2016

Feng Feng Lo en la ecm*. del 8 al 18 de noviembre.2016


Feng Feng Lo Chien exhibe una muestra de su obra en la ECM*


Feng vino a España en el 74 desde Taiwán con una beca para ampliar sus estudios musicales. Quizá por esta razón su obra cerámica transmite harmonía y ritmo tal como se puede ver en la exposición de la ECM*. Su sentido de la perfección aparece no sólo en su obra final sino en la manera que organiza su trabajo. Piensa minuciosamente en todo, el diseño, la pasta cerámica, los vidrios, … todo tiene un sentido y todo lo aproxima de una manera limpia y directa.

Feng estudia cerámica en la Francisco Alcántara en los años 80. Recuerda especialmente a los maestros Matías Castro y Miguel Nieto por la
Influencia que ejercieron en ella. Su pasó por la ECM* en los 90 le permitió dar un sentido real a la base teórica adquirida con anterioridad. Su habilidad para “retratar” texturas se la iniciaron dos grandes profesores de la ECM*: Alfonso d’Ors y Joan Llacer. Su gusto por las formas inspiradas en la naturaleza, realistas o imaginadas indistintamente, se puede ver perfectamente en la exposición.

Feng siempre trabaja con un boceto. ¡El taller limpio es lo primero, sin un entorno pulcro le cuesta trabajar! Con el boceto y el taller limpio su trabajo es sistemático y perfeccionista. ¡No para hasta que una voz interior fiel le indica que ya está, que ya se ha terminado! Y tras un proyecto viene otro. Se inspira siempre en pequeños detalles que van a buscarla, … eso sí siempre la pillan preparada porque no para de pensar e investigar. Su estilo es propio. No intenta parecerse a nadie, sólo insistiendo confiesa una cierta admiración por la obra cerámica de Chillida,  la espontaneidad de Barceló, el arte abstracto en general y la música de Yo Yo Ma.
Jordi Mor